Espiritismo Venezolano y sus Cortes
Amigos no olviden conectarse y los visitantes aprovechen todas las ventajas del foro registrándose para poder ver la información en los foros privados, también los videos, los links, las galerías, participar en los sondeos y mucho más...
Últimos temas
Idioma / Language
Los posteadores más activos de la semana
yemaya2222
 
Anubis
 
Espiritista
 
Aniel7
 
jackonmendelez
 
WILLY HINOSTROZA
 
Carpe Diem
 

Galería


Un coleccionista de huesos en Calpe

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Un coleccionista de huesos en Calpe

Mensaje por Espiritista el Jue Abr 13, 2017 3:36 pm

Saludos cordiales estimados hermanos, a continuación comparto para el análisis un artículo del diario El Mundo de España, donde reseñan una noticia reciente de aparentemente un trabajo que ha sido atribuido a las practicas del Palo Mayombe y quisiera la opinión de los conocedores de esa cosmovisión...

Cortesía de elmundo.es...

Un coleccionista de huesos en Calpe

Escribe el relato de este caso estremecedor, el escritor gallego, autor de novelas de terror que son bestsellers en España y Estados Unidos, como Apocalipsis Z

El pasado día veintisiete tendría que haber sido una jornada normal para Cristian, uno de los instructores del Centro de Buceo Les Basetes, en Calpe. El joven estaba a punto de iniciar una de las últimas inmersiones del día, junto con un grupo de alumnos que querían disfrutar de la experiencia de recorrer el fondo cristalino de esa parte del Mediterráneo. Mientras el sol se ponía a lo lejos, él y el resto de buceadores se embarcaron en una zodiac para recorrer uno de los parajes subacuaticos más espectaculares en la Roca Plana. Es un punto de buceo que se encuentra a los pies del Peñón de Ifach, el guardián pétreo que se levanta como un gigantesco monolito al lado de Calpe. Este enorme pedazo de roca ha sido testigo de muchos sucesos a lo largo de los siglos, aunque pocos, probablemente, sean tan extraños y desconcertantes como el de estos últimos días.

La jornada era perfecta para una inmersión. Había poco oleaje, el viento era suave a esa hora y la visibilidad del agua era muy buena. Con una serie de chapoteos ruidosos el grupo se arrojó al agua y poco después estaban flotando cerca del manto de algas del fondo marino, rodeados únicamente por el ruido de los respiradores, las columnas de burbujas y los ocasionales bancos de peces. De repente, algo llamó la atención de Cristian. No muy lejos de dónde se encontraba buceando reposaba un fardo de tela de forma extraña, que destacaba de forma chocante entre el lecho de posidonias. Intrigado, se acercó al bulto mientras no perdía de vista a los alumnos que nadaban torpemente a su alrededor y lo sacudió para levantarlo del fondo arenoso. Lo primero que notó fue que aquel fardo era pesado y que estaba lleno de cosas sólidas que entrechocaban entre si. Deshizo uno de los nudos -una tarea bastante engorrosa bajo el agua- y por el hueco que se abrió pudo ver una muñeca bastante vieja y maltratada.

No es difícil imaginar la reacción de Cristian en aquel momento. Tropezar con una bolsa de basura en una zona de inmersión tan popular como aquella no solo era algo que ofendía a la vista, sino que no suponía nada bueno para el negocio. Malhumorado, la separó definitivamente del fondo y la subió hasta el barco que les aguardaba en la superficie, para pasárselo al patrón y deshacerse de ella en tierra firme. Nada que no hubiese hecho en anteriores ocasiones, o eso pensaba en aquel momento. No podía saber lo equivocado que estaba.

El resto de la inmersión transcurrió con normalidad. Una vez en tierra, y cuando el último de los alumnos ya se había marchado del centro, su mirada se detuvo en el extraño paquete apoyado en el muelle, del que no se había vuelto a acordar. Llevado por la curiosidad decidió abrirlo y en aquel momento, sin duda, un escalofrío tuvo que recorrer su espalda.

Además de la muñeca que había vislumbrado en el fondo, sobre aquella sábana empapada estaban los huesos entremezclados de un esqueleto humano completo, una pulsera, una cadena, un cayado partido por la mitad, palos con diversos nombres escritos y un pequeño bote herméticamente cerrado lleno de un líquido espeso y amarillento. Mientras marcaba el número de la Guardia Civil, no podía suponer que a lo largo de las siguientes horas encontrarían otros dos fardos similares, no muy lejos de dónde habían tropezado con el primero.

El análisis de los huesos por parte de los forenses pronto dejó muy claro una serie de hechos sorprendentes: Los huesos apenas llevaban setenta y dos horas en el fondo del mar, cada uno de los fardos contenía un esqueleto humano completo... y todos ellos habían estado bajo tierra al menos cuarenta años.

Descartada la posibilidad de que los restos procediesen de un acto violento, la sombra de la duda empezó a cernirse sobre los investigadores ¿Cómo era posible que unos restos humanos apareciesen en el fondo del mar después de estar cuarenta años enterrados en alguna parte? ¿De dónde habían salido? Y sobre todo, la pregunta más importante ¿Por qué?

La respuesta a esta última pregunta se encuentra muy lejos de Calpe, concretamente en el Caribe Central. Allí es donde florece desde hace siglos una religión llamada Palo Mayombé o Congo. Como la mayoría de las religiones sincréticas del Caribe es una mezcla de folclore local, ritos católicos y creencias africanas importadas por los esclavos. Pero lo que hace al Palo más siniestro y distinto del resto es la necesidad de usar huesos humanos en sus rituales, huesos que sirven para -en teoría- aprovechar las habilidades del difunto y convertirlo en un esclavo de su invocador desde el Más Allá. Un "palero", como son conocidos los hechiceros de esta creencia y que prefiere mantener el anonimato declaró que "Los huesos son esenciales. Sin restos humanos no hay obra espiritual posible. Para los trabajos generalmente utilizamos la cabeza (macoyumba), los brazos y las piernas. Puedes tener un esqueleto completo, pero lo que se usa más son esos tres elementos. Cabeza para pensar, manos para trabajar y pies para andar"

Esta creencia está ganando adeptos a gran velocidad en la zona del Caribe -se dice que Hugo Chavez era un fervoroso practicante- pero hasta ahora no se habían encontrado pruebas de su presencia en España, con lo que la aparición de los huesos de Calpe puede ser el inicio de un problema preocupante que está sacudiendo toda la zona caribeña: El saqueo de cementerios.

Una de las creencias más arraigadas del Palo Mayombé es que cuanto más poderoso e influyente fuera el difunto en vida, mas potente será la magia que se pueda extraer de sus huesos. Hace apenas unas semanas la tumba de Rómulo Gallegos, un expresidente venezolano, fue saqueada y sus restos mortales desaparecieron. En Cuba y Venezuela sobre todo, lo saqueos de cementerios se han convertido en una plaga y un problema de orden público. Los robos de restos mortales de ciudadanos influyentes de otra época, hombres y mujeres, se está extendiendo sin cesar y algunos camposantos ya han tenido que recurrir a servicios de vigilancia por las noches.

La cuestión de fondo está en descubrir si los restos hallados en Calpe son obra de un trabajo ocasional, encargado por algún ciudadano español (Las últimas hipótesis policiales apuntan hacia ciertos nombres y apellidos propios en Extremadura, aunque es un extremo que aún no se ha confirmado) o por el contrario el Palo Mayombé ha arraigado definitivamente a este lado del océano. De ser así, es probable que hallazgos como el de Calpe se vayan convirtiendo en algo cada vez más habitual, así como la profanación de cementerios, para obtener materia prima para los rituales.

El palero defiende vehementemente su punto de vista "El uso de huesos humanos en algunos de los ritos no es exclusivo nuestro. La Iglesia católica también venera las reliquias de los santos, a las que se le atribuye poder"

Y pienso que, aunque tiene cierta razón, hay una diferencia fundamental: Hasta ahora no me había preocupado la posibilidad de que los huesos de alguno de mis antepasados acabasen en un altar. O de alguno de los suyos, lector, ya que estamos.
Autor: MANEL LOUREIRO
07/09/2016 18:36

Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

_________________
"Donde hay Fe, hay Amor; donde hay Amor, hay Paz; donde hay Paz, está Dios; y donde está Dios, no falta nada" Blanca Cotta.
avatar
Espiritista
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 1629
Edad : 41

Masculino

Fecha de inscripción : 14/03/2008

http://espiritismovenezuela.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Re: Un coleccionista de huesos en Calpe

Mensaje por Alianza Naiguatá el Jue Abr 13, 2017 11:53 pm

El carácter religioso delictivo (no sólo de paleros sino de santeros) en el país es un hecho cotidiano que ha dado origen a dichos preconceptuosos que discriminan a las excepciones al generalizar metiendo a todos los adeptos en un mismo saco precisamente por la predisposición a ciertos actos socialmente aborrecibles que parten de su sistema de creencias pero también de la diáspora local que tiene su particular discrepancia en manos de individuos ambiciosos y para nada tímidos que son capaces de perseguir la realización de sus caprichos a toda costa.

Yo no sé cuántas discusiones he tenido con santeros (principalmente) y algunos paleros respecto a la cacería furtiva de la fauna local para fines rituales bajo pretexto de que se está matando para el bienestar del mundo cuando lo que andan es creando una problemática de múltiples caras al hacer mermar la fauna local, al amedrentar los derechos de los ciudadanos en oposición a que una paloma o animal silvestre común del área sea cazado para destinarlo a una inmolación que no toma en consideración los datos biológicos que hablan de la situación de la especie a nivel local y nacional, pues, escudados en el derecho al culto libre se suscitan más actos de libertinaje que de libertad ya que estos practicantes, más violentos y pro-activos pueden exterminar especies de las plazas y pueblos, ensuciar las calles, sitios públicos, contaminar el aire con humo, y otras sustancias químicas sin importar a quién están perjudicando y muchas cosas más, sucediendo todo esto de manera impune, para encima terminar siendo aturdidos por criaturas incorpóreas asignadas por ese o esa, de la religión, que se auto-proclama brujo con orgullo y por ello es lo bastante auto-suficiente como para disponer su juicio como verdugo y determinar que dado que el vecino le miró raro o cree en San Judas Tadeo y no le va a rendir culto a lo que tiene en su casa, entonces hay que ponerlo a pedir perdón de rodillas en la puerta de su casa. ¿Qué tal? Lo más común y cotidiano, el embrujar o perjudicar socialmente nada más como un ejercicio libre del ocio que es reiteradas veces negados por la colectividad, muy a pesar de que el venezolano de a pié entra, y de inmediato se hace víctima de todos estos sucesos (cuando no es participe de los mismos ya que es un código impuesto por la transmisión oral).

Ante todo eso, se me hace comprensible la preocupación de cualquier individuo en cualquier parte del mundo que tomando como referencia sistemas catastróficos en donde ha surgido estas religiones y donde sus adeptos han brillado en el camino del crimen como auténticos mercenarios, que surjan temores inusitados (o quizá justificados). Es decir, si toman el panorama religioso de la santería y el palo monte en el país para intentar predecir lo que se les avecina, cualquiera perdería la cabeza, y con certeza, dicho cambio les causaría más de una crisis que los postule a un tratamiento psicológico. Hace un rato leí que en Cuba se había popularizado la cremación por temor a la profanación de la tumba de sus familiares, pero también surge otro temor: el robo de las cenizas por parte de santeros; de ahí otra tendencia envuelta en polémica en otra religión: el deshacerse de las cenizas tirándolas al mar.

Me gustará leer su opinión [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo], y discúlpeme por hacer público la denuncia de cuán perjudicados se han visto socialmente y biológicamente tanto venezolano por parte de adeptos de estas religiones. Sé lo descarriados que están, e incluso, dentro de lo leído moralmente, creo que está faltando incluso a los preceptos de la propia religión. Son fuerzas o potencias siniestras como la ambición, el orgullo, la avaricia y otros los que les están convenciendo fácilmente de caer en excesos de libertad y la mala intención que acompaña muchos actos del día a día, justificados incluso con absurdos a cada rato.

_________________
«Aparte del Espíritu protector ¿está unido un mal Espíritu a cada individuo, con miras a incitarlo al mal y darle ocasión de luchar entre el bien y el mal? 
- "Unido" no es la palabra exacta. Bien es verdad que los malos Espíritus tratan de desviar del camino recto al hombre cuando se les presenta la oportunidad: pero si uno de ellos se apega a un individuo, lo hace por determinación propia, porque espera que el hombre le haga caso. Entonces se desarrolla una lucha entre el bueno y el malo, y la victoria corresponderá a aquel cuyo dominio el individuo entregue»
Libro de los Espíritus, cuestión 511.
avatar
Alianza Naiguatá
Moderador
Moderador

Cantidad de envíos : 3871
Localización : Zulia
Edad : 33

Masculino

Fecha de inscripción : 03/03/2012

http://forosdelavirgen.org/

Volver arriba Ir abajo

Re: Un coleccionista de huesos en Calpe

Mensaje por Espiritista el Lun Abr 17, 2017 10:49 am

Saludos cordiales, hermano [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] coincido con usted en que las personas que pervierten los principios del sistema de creencias que dicen seguir, o que simplemente se dedican a hacer el mal, perjudican la imagen de ese sistema de creencias, aunque eso en mi opinión vendría siendo (por llamarlo de alguna manera) un "efecto secundario", pues definitivamente el mayor daño se lo hacen a sus victimas y a ellos mismos, pero me da la impresión que a alguien que no le importa hacer un trabajo de destrucción, probablemente tampoco le importe el efecto de sus acciones sobre la imagen global de un sistema de creencias.

En este artículo que presento para el análisis en esta sala, quisiera la opinión de los conocedores del Palo Monte, para ver si este trabajo u obra (cuyos componentes y características se describen en el artículo) podría encajar como un tipo de trabajo que hace un Palero, o si por el contrario consideran que están erradas las conjeturas que hace el reportero de la noticia.

_________________
"Donde hay Fe, hay Amor; donde hay Amor, hay Paz; donde hay Paz, está Dios; y donde está Dios, no falta nada" Blanca Cotta.
avatar
Espiritista
Admin
Admin

Cantidad de envíos : 1629
Edad : 41

Masculino

Fecha de inscripción : 14/03/2008

http://espiritismovenezuela.foroes.org

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.